Oliva: el Pa’i de las causas justas (Segunda parte)

En esta segunda parte, el Pa’i de las causas justas, nos cuenta sobre un memorable encuentro en Buenos Aires, sobre su regreso al Paraguay post-stroessner, sobre Lugo y el golpe parlamentario, su vínculo con los Bañados, y comparte reflexiones que son frutos de una frondosa experiencia de lucha por un mundo en el cual “podamos darnos las manos todos, dar pasos, estar seguros y no perder a nadie”. Por Fabricio Arnella

El caso de Fernando o lo que pasa si no sos Cartes o Macri

Fernando tuvo más suerte que los miles de compatriotas hoy varados en Argentina sin autorización para regresar, pero mucha menos suerte que Mauricio Macri que -narco mediante- consiguió que el mismísimo capitán del barco pirata cambie las reglas de juego para su temeraria y fugaz estadía en nuestro país.

Oliva: el Pa’i de las causas justas (Primera parte)

ENTREVISTA. Una misa frente a un hospital militar, en una plaza, bajo el asedio de tanques o un jueves santo bajo una feroz tormenta en el Panteón. En la cárcel, en la calle, donde una causa justa necesitó, ahí estuvo Francisco de Paula Oliva Alonso, el Pa’i Oliva, con la palabra y la acción. A poco de cumplir 92 años, el Pa’i reflexiona sobre qué luchas trabajar en el futuro “tengo que darme prisa y hacerlo bien”, asegura sereno desde su despacho, en Mil Solidarios donde una hora y media de entrevista quedó corta para conversar sobre su infancia, los sandinistas, Stroessner, su encuentro con Miguel Ángel Soler y otras historias que aún deberán ser contadas. Esta es la primera parte.

Explotación y expulsión, la historia de un migrante

”Primero se fue mi tío con mi hermano mayor, después me fui yo y luego fue mi papá y mis otros dos hermanos”, nos cuenta Nelson desde un albergue en el km. 10 de Ciudad del Este, en donde se encuentra en aislamiento desde hace más de 40 días. Es uno de los cientos de migrantes que cuando emprendieron la dura decisión de retornar a su país, y a pesar de su relevancia en la economía nacional, recibieron como primera respuesta del gobierno, el rechazo y la discriminación. *Por Víctor Jara

El dolor no puede esperar: la lucha de las mamás cannábicas en Paraguay

Este jueves 21 de mayo, la Cámara de senadores se ratificó en la propuesta de despenalización del uso medicinal del cannabis, ahora pasa a diputados. Bajo la consigna “el dolor no puede esperar”, la organización Mamá Cultiva Paraguay viene protagonizando esta lucha por la democratización de una alternativa médica que alivie el sufrimiento de sus hijos e hijas. Su presidenta Cynthia Farina, nos habla sobre su experiencia. Por Lizzy Ozorio y Noelia Cuenca.

Organización y esperanza, la lucha de Rommy Lezcano

Rommy tiene 36 años y es madre de 4 hijos. Trabajaba como asistente de servicio para la provisión del almuerzo escolar en escuelas de la capital, pero durante la cuarentena, la patronal decidió dejar en la calle a más de la mitad de sus trabajadores. Por Claudia Colmán y Matias Alonso

Lila Báez, cuando la patria es humanidad

Migrante, madre y sobre todo, militante. Aguda, firme e indignada y con esperanza, Lila Báez trabaja a diario junto a muchas personas en la organización de trabajadoras y trabajadores decididos a frontar el hambre y la crisis con solidaridad y sobre todo, mucha humanidad. Por Casimiro Franco y Fabricio Arnella.

La renovación en bicicleta

Al calor de la lucha y en medio de una feroz crisis educativa, Blanca accedió a un entrevista con Adelante!, a propósito de las recientes conmemoraciones del día del maestro y de la clase trabajadora. Por Fabricio Arnella

WordPress.com.

Subir ↑