La desaparición de «Lichita» por el Estado terrorista e infanticida de Paraguay

Por Narciso Isa Conde*

LICHITA es el apodo de la niña Carmen Elizabeth Villalba Oviedo, de nacionalidad paraguaya, que está desaparecida desde hace catorce meses, cuando apenas había cumplido 14 años.

La última vez fue vista por su tía Laura Villalba en Cerro Guazú, zona altamente militarizada por las denominadas Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) del Ejército del Paraguay.

Luego no se ha sabido de su paradero. Sigue desaparecida y el Gobierno que preside Mario Abdo Benítez no ha hecho el menor esfuerzo por encontrarla; después de haber proclamado con indignante orgullo “el éxito” del operativo militar; y desoídos, además, todos los reclamos derivados de hechos de tanta gravedad, e intensificado la represión contra la familia Villalba.

Su tía Laura fue apresada posteriormente y su madre, Carmen Villalba,  está en prisión hace ya 18 años y medio, prácticamente secuestrada dado que la condena judicial está vencida. Ya está en marcha una campaña internacional por su libertad.

Las dos primitas de Lichita, Lillian Mariana y  María Carmen Villalba, una de 11 y otra de 12 años, fueron  previamente asesinadas por unidades especiales de la FTC, felicitadas por el mandatario paraguayo.

Los infanticidios, la desaparición de Lichita y el secuestro carcelario de su madre tienen la cruel característica de una represalia bestial contra una familia de larga e insobornable militancia revolucionaria; represalia sádicamente ejecutada por fuerzas militares practicantes de  los tristemente famosos “falsos positivos”, desapariciones y torturas al estilo del neofascismo colombiano.

Estos son crímenes de Estado, incluso contra criaturas inocentes, propio de bestias armadas y entrenadas para sembrar terror.

ESTADO TERRORISTA MADE IN USA

Así las cosas -reforzadas por innumerables represiones y crímenes políticos- el Estado paraguayo asume las características de un Estado Terrorista, por demás infanticida, de factura estadounidense.

El estilo y las estructuras militares-policiales represivas son inconfundibles y muy propios de las recetas terroristas gringas e israelíes, impulsadas por la CIA, la Mossad y el Comando Sur, sobre todo en todos los países que siguen sometidos al tipo de coloniaje impuesto por EEUU.

La Fuerza de Tarea Conjunta es una de las modalidades actuales de tropas especiales construidas bajo asesoría estadounidense.

Los modelos neofascistas colombiano, hondureño y chileno tutelados por Washington (pre derrota de Piñera y Kast, y pre-victoria pro-constituyente en Chile) gravitan donde los dominadores necesitan apretar las garras frente a la creciente indignación popular. Es el caso de Paraguay.

La agresividad inyectada a los Estados, gobiernos y cuerpos castrenses dependientes, está en perfecta sintonía con la que exhiben la súper potencia Norteamérica y el sistema imperialista occidental en decadencia, que en cuanto a esta región se acentúa ante su pérdida de hegemonía; cuestión de alta sensibilidad para el imperio.

A este factor perturbador y criminal se agrega el hecho de que en Paraguay, como aquí en República Dominicana, no se ha logrado arrancar de raíz la tiranía de Stroessner ni superar su cultura despótica en el ejercicio de las funciones de Estado.

Eso explica tanta bestialidad y tanta crueldad, de la que nadie debe librar de culpas a los jefes de la FTC, al Presidente Abdo Benítez y la asesoría militar y de inteligencia de EE.UU.

Como explica también la urgente necesidad de potenciar el internacionalismo revolucionario y la unidad latino-caribeña, abrazando con fuerza y accionando con nuestros corazones repletos de indignación y rebeldía-  la campaña mundial por la aparición con vida de Lichita, por el castigo a las hienas que asesinaron a sus primitas y por la libertad de Carmen y Laura Villalba; que es parte del necesario despliegue de solidaridad para con un pueblo hermano decidido a conquistar su libertad y su emancipación social; y a forjar, paso a paso, dolor a dolor, conquista tras conquista PATRIA GRANDE LIBERADA.

O2-02-2022, Santo Domingo, RD

*Político y ensayista dominicano. Combatiente contra el tirano Trujillo y los invasores estadounidenses en 1965. En 1965 formó parte de la Comisión Política de las fuerzas que respaldaron al Gobierno en Arma, fue Secretario General del Partido Comunista Dominicano-PCD. Ha sufrido prisión, persecuciones y exilio por sus ideas. Es autor de 14 libros publicados y conferencista invitado en seminarios internacionales de carácter ideológico y político. Dirige y conduce el programa televisivo Tiro al Blanco, en CARIVISIÓN, en su país. Es coordinador de la presidencia colectiva del Movimiento Continental Bolivariano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: