El Ollazo popular

Al mediodía de ayer se realizó el Ollazo Popular. Acción de protesta de 14 organizaciones de los Bañados Norte, Sur y Tacumbú, exigiendo al Estado que se haga cargo de proveer insumos para sostener las 46 ollas solidarias que están alimentando a cerca de 20 mil personas.

Kimberli Samaniego, una de las organizadoras, nos cuenta que el ollazo popular fue la continuidad de dos acciones realizadas días atrás en donde llegaron hasta la Secretaría de Emergencia Nacional e ingresaron notas exigiendo al Estado que asuma su responsabilidad en la provisión de alimentos, incluyendo carne y verduras, para poder sostener las 46 ollas populares que están alcanzan a cerca de 5 mil familias de los Bañados Norte, Sur y Tacumbú, como iniciativa de los pobladores, junto con organizaciones y familias solidarias.

“Hasta ahora la respuesta que nos dio el Estado es insuficiente. Si seguimos sin la provisión de los alimentos que necesitamos para continuar con las ollas vamos a tener que salir a las calles, porque el hambre no espera”, explica la joven bañadense.

La clase trabajadora que conforma los Bañados está dedicada en gran medida a empleos informales sin seguridad social, jubilación, en muchos casos sin sueldo mínimo, gancheras, recicladores, trabajadoras domésticas, obreros de la construcción, ahora se encuentran sin posibilidad alguna de ingresar el sustento económico en sus hogares. Familias que ya venían golpeadas por la lógica de acumulación y desposesión del capitalismo, sin acceso a derechos tan básicos como la tierra y la vivienda digna, educación o salud pública de calidad, hoy no tienen qué comer.

Como parte de la organización de esta iniciativa popular se genera un intercambio muy rico de experiencias de vida, de análisis de la realidad y de proyectos para hacer frente de forma colectiva y organizada a las carencias generadas por este sistema en crisis que privilegia el lucro por encima de la vida. Además de las Ollas populares solidarias, se han iniciado talleres de panadería, acompañamiento y refuerzo escolar a las niñas y niños de dichas comunidades, articulación con organizaciones de otros barrios y estudiantes universitarios para conjugar esfuerzos.

La medida principal de seguridad ante el riesgo de contagio del COVID-19 por parte del Estado paraguayo ha sido el aislamiento social, ante la propia incapacidad de su sistema de salud pública para atender a las personas enfermas, por falta de infraestructura y de medicamentos. Sin embargo, expone a miles de obreros y obreras a ser explotados por las patronales que incumplen las medidas mínimas para evitar la propagación del virus. A miles de trabajadores y trabajadoras que han sido despedidos de forma ilegal, sin previo aviso ni justificación válida, en incluso sin pagar salarios desde hace meses, como el caso paradigmático de Renova, empresa de limpieza contratada por el propio Estado, que en despreciable violación de leyes laborales ha dejado en la calle a más de 100 trabajadoras en muchos casos sin pagar sus salarios desde enero. También es el caso de miles de migrantes explotados en otros países que han sido abandonados a su suerte en las fronteras, que permanecen aislados de sus familias en condiciones de hacinamiento, tras haber sido afectados por la falta de medidas de seguridad en los propios albergues.

El Estado no ha respondido a estas necesidades y está muy ocupado en forzar una reforma sin participación del pueblo para organizar mejor el saqueo y la corrupción. Es el Estado de los explotadores, evidenciando no solo su incapacidad, sino su desinterés por garantizar la cobertura de necesidades básicas a la población paraguaya. Situación que encuentra similitudes en todo el mundo.

La pandemia ha revelado la perversidad de un sistema que es indolente al hambre y al dolor humano, así como la superioridad de los Estados con economías planificadas y experiencias socialistas.

Fotografía gentileza de la Coordinadora de Lucha por la Tierra del Bañado Sur.

Haciendo sonar sus ollas y sus voces

 “Es la segunda vez que referentes de las comunidades vamos hasta la SEN, ingresamos notas y nos reunimos con las autoridades exigiendo que se hagan cargo de estos insumos porque las ollas están funcionando con la donación de familias de buen corazón y organizaciones con conciencia de clase que se solidarizan. Hay ollas que están logrando así funcionar de lunes a lunes y otras solo llegan a cubrirse una o dos veces por semana.  La respuesta del gobierno ha sido insuficiente“, nos cuenta Kimberli.

Primero nos dijeron que no tenían todos los insumos solicitados, y que iban a gestionar la carne y verduras con los grandes ganaderos y empresarios. Después nos otorgaron algunos insumos imperecederos, pero de forma totalmente insuficiente. Por ejemplo, nos otorgaron la mitad del fideo que necesitamos para alimentar a una cantidad de gente que depende prácticamente de los almuerzos de las ollas, a pesar de que les hemos presentado de forma detallada lo que necesitamos. No podemos seleccionar quién se queda sin alimento. Es inhumano. En la segunda reunión nos dijeron que están gestionando la leche y que para la próxima reunión la tendrían. Nos dijeron que estaban estudiando el presupuesto que ya hace más de una semana le presentamos. Pero el hambre no espera. Hay hambre en las casas, en la comunidad hay hambre, hay niños con hambre, señoras, personas de la tercera edad con hambre”, expresa con urgente énfasis la joven referente del Bañado Sur.

Una percusión de ollas resuena de fondo, como potente melodía de la resistencia, arengando a estas mujeres luchadoras que en ronda comparten experiencias y denuncias haciendo sonar sus ollas y sus voces. Para ellas, este día de la madre es la celebración de la lucha y del poder popular, que amasa los cimientos de la nueva sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: