Comunistas denuncian plan del gobierno de Maduro para «ilegalizar o intervenir el PCV»

Con una nota pública difundida desde Tribuna Popular, el Partido Comunista de Venezuela respondió a las últimas declaraciones del primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, quien en su programa de TV acusó al Diputado y Secretario General del PCV de «estar en contra de la revolución» y ser «representante de los EE.UU.».

En respuesta, el Comité Central del PCV señaló que «esta campaña anticomunista tiene como objetivo inmediato despojar a la clase obrera de su derecho a la organización política revolucionaria y de clase. Denunciamos internacional y nacionalmente las intenciones de ilegalizar, intervenir o anular la capacidad política legal del PCV, bajo una maniobra parecida a la aplicada contra partidos como el PPT y Tupamaro«.

Por otra parte, acusaron al partido oificialista de utilizar las sanciones criminales imperialistas para justificar el sacrificio del pueblo venezolano, «mientras participan y son cómplices de los excesos burgueses de la cúpula de Gobierno y las desmedidas ganancias de los viejos y nuevos capitalistas. Se entiende: son parte de la mal llamada «burguesía revolucionaria»».

«El pueblo trabajador no es pendejo, ni ciego; puede apreciar muy bien la enorme brecha de desigualdad social que existe y la doble moral del discurso de una supuesta dirigencia que le pide sacrificios mientras se trasladan en lujosos vehículos de alta gama y se recrean en sofisticados yates privados; contratan grupos extranjeros para amenizar sus saraos; apuestan sumas millonarias en casinos; adquieren exquisiteces y bienes suntuarios en negocios de marca en el extranjero y llevan una vida de nuevos ricos con ínfulas de grandes burgueses«, señala la denuncia pública.

A continuación reproducimos íntegramente la nota política del Comité Central del PCV:

De: Partido Comunista de Venezuela (PCV)

Para: Capitán Diosdado Cabello, primer vicepresidente del PSUV

Nuevamente, el ciudadano primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), capitán Diosdado Cabello, desde su cómodo estatus económico y el uso de un medio de comunicación de propiedad común de la sociedad venezolana bajo administración del Estado, arremete contra el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y, particularmente, contra el Secretario General del Comité Central del PCV, el camarada Oscar Figuera.

¿Cuáles son las causas de este iracundo y visceral ataque? En lo estratégico es el plan dirigido a deslegitimar y asaltar la dirección del PCV para colocar el Partido al servicio del proyecto neoliberal y evitar surja una opción de la izquierda revolucionaria y popular para las elecciones del 2024. En esto influyen los avances de los acuerdos económicos entre el Gobierno de Nicolás Maduro y el imperialismo estadounidense, que les impulsa a incrementar la política anti-comunista en el país.

En lo táctico-coyuntural, la descomunal rabieta y demostrada debilidad por la importantísima victoria parcial obtenida por las masivas movilizaciones de las y los trabajadores al servicio del sector público, en particular de la educación, sobre los planes de las cúpulas desclasadas, patronales y gobierneras que -como pesuvistas- ejercen niveles de control burocrático en los sindicatos del sector y contra la política neoliberal, en este caso la laboral, del gobierno dirigido por la cúpula que encabeza el presidente Nicolás Maduro Moros, que para imponer su concepción monetarista, no duda en escamotear las reivindicaciones socio-económicas de la clase trabajadora en general y, en este caso, los derecho del sector educativo al pago del bono vacacional y recreacional, mientras le da rienda suelta a la especulación en beneficio del gran capital.

El capitán Diosdado Cabello, con su programa «El mazo dando», forma parte de la virulenta campaña anticomunista y anti-obrera que persigue criminalizar las legítimas luchas laborales por un salario igual a la canasta básica (artículo 91 constitucional) y el restablecimiento de derechos individuales y colectivos vulnerados por políticas de este gobierno como el ilegal e inconstitucional memorando-circular 2792 (2018), ahora complementado con el no menos ilegal instructivo ONAPRE, y la política de obstáculo a la organización sindical y la discusión de las convenciones colectivas.

Esta campaña, que tiene como objetivo incrementar la represión y judicialización de las luchas obreras en Venezuela, usa como arma de chantaje y engaño la agresión imperialista contra nuestro país. En la narrativa de esta cúpula acomodada y oportunista del Gobierno-PSUV resulta que los «aliados del imperialismo estadounidense y europeo» somos la clase trabajadora precarizada por la política laboral del gobierno y quienes como el PCV asumimos sus combates, mientras que los «defensores de la patria» son los que se arrodillan al capital mundial, incluidos los capitales de esos países imperialistas que falsamente denuncian, con sus zonas económicas especiales, privatizaciones, entrega de la industria petrolera, la política laboral criminal y una política fiscal regresiva que favorece a los capitales nacionales e internacionales en detrimento de la clase trabajadora.

La política del PCV no tiene nada de «vergonzosa» capitán Diosdado Cabello. Es una postura de principios, consecuente con los intereses de la clase trabajadora y los sectores populares. Es una línea política valiente, honesta, justa y digna, porque está al lado de las mayorías explotadas y en defensa de los intereses nacionales.

Lo que es realmente vergonzoso es la degradación de figuras que se reivindican como defensoras radicales de la política del Presidente Hugo Chávez y ahora demuestran que no son más que postrados vasallos defensores de intereses económicos del capital y de sus mezquinos privilegios personales y grupales.

Para proteger y mantener sus cómodas posiciones económicas, alcanzadas a costa de la miseria nacional y popular, no hacen más que respaldar las privatizaciones de empresas públicas, el retorno de tierras a terrateniente y capitalistas agrarios, los retrocesos en la soberanía petrolera, la alianzas con Fedecámaras y el desmontaje de los programas sociales.

Utilizan las sanciones criminales imperialistas para justificar el sacrificio del pueblo venezolano, mientras participan y son cómplices de los excesos burgueses de la cúpula de Gobierno y las desmedidas ganancias de los viejos y nuevos capitalistas. Se entiende: son parte de la mal llamada «burguesía revolucionaria».

El pueblo trabajador no es pendejo, ni ciego; puede apreciar muy bien la enorme brecha de desigualdad social que existe y la doble moral del discurso de una supuesta dirigencia que le pide sacrificios mientras se trasladan en lujosos vehículos de alta gama y se recrean en sofisticados yates privados; contratan grupos extranjeros para amenizar sus saraos; apuestan sumas millonarias en casinos; adquieren exquisiteces y bienes suntuarios en negocios de marca en el extranjero y llevan una vida de nuevos ricos con ínfulas de grandes burgueses.

Ustedes defienden sus privilegios, no los derechos del pueblo trabajador. No son más que oportunistas acomodados, usufructuarios fraudulentos del discurso de Chávez. La clase trabajadora está en la calle peleando por los derechos que han conquistado en sus convenciones colectivas y que ustedes le quieren recortar, negar o escamotear para acelerar la acumulación y engordar los bolsillos de los capitalistas.

Esta campaña anticomunista tiene como objetivo inmediato despojar a la clase obrera de su derecho a la organización política revolucionaria y de clase. Denunciamos internacional y nacionalmente las intenciones de ilegalizar, intervenir o anular la capacidad política legal del PCV, bajo una maniobra parecida a la aplicada contra partidos como el PPT y Tupamaro.

Eso es lo que está en marcha: dar un golpe artero a los derechos democráticos de la militancia comunista y del movimiento obrero popular, anulando su instrumento político, el PCV, como condición para seguir avanzando en el despojo de las conquistas y los derechos del pueblo trabajador de la ciudad y el campo, a la vez que profundizan la venta del país al gran capital transnacional y liquidan en la práctica la soberanía nacional.

Alertamos de estas intenciones evidentes del Gobierno contra el PCV, y que lo hace construyendo una narrativa de personalización de los ataques contra el Secretario General del Comité Central, nuestro camarada Oscar Figuera.

No podrán con el PCV y el movimiento obrero venezolano. Nos encontrarán firmes, con disposición y condición combativa, dispuestas y dispuestos a defender la tradición histórica de lucha consecuente de nuestro glorioso Partido Comunista de Venezuela; orgullosas y orgullosos de nuestro pasado, luchando por el presente y futuro de una Patria Grande, liberada, soberana y Socialista-Comunista.

¡Amplia unidad de acción obrero-popular para derrotar el plan neoliberal del Gobierno y el capital!

Comité Central del Partido Comunista de Venezuela

Caracas, 22 de agosto de 2022.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: