Colorados y liberales

Editorial del 17 de noviembre del 2020.

Este fin de semana se realizaron convenciones en los dos principales partidos conservadores del Paraguay. Los dueños de empresas, bancos y tierras, realizaron sus movidas para ajustar ambas estructuras políticas. De hecho, desde la fundación de ambos Partidos, en el mismo año 1887, todas las direcciones que orientaron sus respectivas actuaciones en el escenario político, organizaron la defensa y el máximo beneficio de la clase propietaria, perjudicando los intereses de la mayoría trabajadora maniatada por la Guerra de la Triple Alianza.

En el Partido Liberal Radical Auténtico, las principales fracciones patronistas, como lo son el “Efrainismo” y el “Llanismo”, se enfrentaron y generaron la reafirmación de la línea dirigida por Efraín Alegre, que se puede sintetizar en el intento de condicionar a parlamentarios liberales en el cumplimiento de todo lo resuelto por el Directorio, buscando así frenar la influencia de Horacio Cartes. Ahora bien, conociendo la historia de esta organización política, lo más probable es que dicha resolución no pueda cumplirse a cabalidad, atendiendo a que los intereses económicos de la clase explotadora son los que organizan su proyecto político, proyecto en el que la ética solo habita en el discurso de su dirigencia. Recordemos que Alegre fue el Ministro de Obras Públicas del gobierno de Fernando Lugo, desde donde trabajó sostenidamente para privatizar los aeropuertos del Paraguay, con todo lo que eso significa para un país mediterráneo como el nuestro, sobre todo en cuanto a soberanía e independencia, pues el espacio aéreo es la única salida soberana de los países mediterráneos.

En el Partido Colorado se manifestó con más fuerza el poder de la dictadura mafiosa cuyo líder es Cartes. Se ajustaron los tiempos de elección buscando la máxima unidad para encarar las elecciones municipales, entendiendo que las internas para elegir nuevas autoridades profundizarían la disputa de intereses. Con esa lógica amañaron todo lo que hacía falta, a “platazo sucio” colocado por este patrón de la mediocridad, el saqueo y la criminalidad, que es Horacio Cartes, para organizar las listas del Partido Colorado para disputar la continuidad del proyecto de entrega de nuestros recursos al capital extranjero, además de la corrupción y la politiquería que siempre prometen eliminar pero que en realidad las fortalecen.

Al principio del siglo 20, el gran periodista, escritor y militante por la causa de las mayorías oprimidas, Rafael Barrett, escribió un texto tan hermoso como doloroso, al que tituló “Los niños tristes”. En dicho texto, de noviembre de 1907, Barrett colocaba esa llamativa tristeza de los niños paraguayos, como resultado de la Guerra Grande y de los sucesivos gobiernos entreguistas de nuestro país que se alternaron entre colorados y liberales. De hecho, al momento de escribir ese texto, el presidente era el liberal Benigno Ferreira.

Al respecto del sostenido saqueo posterior a la guerra y, viendo a esos niños, Barrett dice “¡Pobres niños inertes! Causa pena mirar sus cándidos, donde no hay curiosidad. No les importa el mundo. Taciturnos y pasivos como sus padres, dejan pasar las cosas que suelen ser crueles. ¿Para qué interesarse por nada? Poseen de antemano la melancólica sabiduría. Corren por sus venas inocentes algunas gotas de ese acre jugo que extraemos, a la larga, por toda filosofía, de la realidad injusta. Nada han probado aún y se diría que nada esperan ya.

Hoy por hoy, el pueblo trabajador paraguayo y la niñez y la adolescencia de las familias trabajadoras, tampoco esperan que haya algún cambio positivo en nuestro país, y sobre todo tienen total desconfianza hacia las direcciones políticas, tanto que en cada elección, siempre la cantidad de votantes que -trampa mediante- le da la victoria a uno u otro candidato, es menor a la cantidad de electores que no fueron a votar, votaron en blanco o nulo.

Mientras colorados y liberales realizaron ajustes en las altas esferas políticas de la clase explotadora, casi la mitad de la clase explotada perdió su empleo en tiempos de coronavirus, según datos publicados esta semana. También se informa que ya no quedan recursos de los casi dos mil millones de dólares de préstamos para enfrentar la pandemia, con varias denuncias de corrupción y pésima ejecución de los planes, además de ubicarnos como un país que lidera la degradación de suelos y la deforestación en América Latina.

Así operan las patronales, con miserables líderes como Wasmosy, que realiza todo tipo de simulaciones para no pagar impuestos ni las pensiones a las que está obligado como explotador de los juegos de azar en nuestro país, apenas uno de los rubros en donde este empresario acumula sus riquezas, al igual que la mayoría, explotando fuerza trabajadora y evadiendo impuestos.

La clase trabajadora que es inmensa mayoría, tiene la misión histórica de vaciar los Partidos Colorado y Liberal, atendiendo a que desde sus orígenes defendieron intereses favorables a las minorías millonarias.

Vaciando esos partidos conservadores y construyendo una fuerza social y política propia, las trabajadoras y los trabajadores podremos lograr liberarnos de la política de saqueo, corrupción y represión que nos han impuesto las direcciones colorada y liberal. Sepan que para lograrlo, cuentan con el Partido Comunista Paraguayo y con todas las fuerzas combativas y honestas.

Imagen de inicio: Ilustración de Los Naked extraída de la web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: